• 14 de mayo de 2011
es

Despedida de Jessica y Daniel

Daniel con los niños de la Ensenada18 de Mayo: des­pe­dida de Daniel que des­pués de un tiempo de misión en el Punto Cora­zón de la Ense­nada, con­ti­nuará en su país, Hon­du­ras, en el Punto Cora­zón de Tegu­ci­galpa.
"Quiero agra­de­cer a Dios por el tiempo de misión que me ha dado y con­fiado a vivir en el Perú, espe­cial­mente en la ense­nada. Cada encuen­tro, visita o simple momento gra­tuito, han sido como lec­cio­nes para mi vida, sobre el sufri­miento y de la mani­fes­ta­ción de la com­pa­sión y el amor sen­ci­llo de Dios. Por eso mi acti­tud es de acción de gra­cias con cada uno de nues­tros amigos del barrio y de los apos­to­la­dos, por su aco­gi­miento y amis­tad que me brin­da­ron durante mi tiempo acá. En verdad con todo lo que se me fue dado.
Por ahora sigo el camino de la misión en el punto cora­zón de Hon­du­ras y los llevo en la memo­ria de mi cora­zón y los confió en mis ora­cio­nes.
"

Jessica con uno de los niños de Barrios Altos29 de Mayo: des­pe­dida de Jes­sica des­pués de 12 meses de misión en el Punto Cora­zón de Barrios Altos
"Este ha sido un tiempo de gracia, momen­tos para mirar y admi­rar la crea­ción de Dios, para ana­li­zar cada paso en mi barrio, para poner los pies en la tierra y abra­zar mi rea­li­dad y la rea­li­dad de todos los que me han acom­pa­ñado en esta misión, los que me han ense­ñado a amar.
Ahora vivo las últi­mas sema­nas de entrega a ellos, pidiendo que este tiempo no sea una des­pe­dida, sino que deje mi pre­sen­cia en sus cora­zo­nes, porque lo que está escrito nunca se borra sino per­ma­nece y nos une siem­pre en el mayor signo del amor: La Euca­ris­tía."


Volver