• 17 de enero de 2014
es

«Ella lo ha hecho todo».

Rezo del Rosario con los niños

por Mercedes, desde Cuba.

Durante estos meses siento que Dios me ha enviado, a través de mi que­rida her­ma­nita Math­ilde, ayu­darme a cono­cer el amor pro­fundo de la Virgen María. ¡Qué mara­vi­lloso es el amor de nues­tra que­rida Madre del cielo!. Ella me acom­paña cada día, en cada momento le confió todas mis ale­grías como tam­bién mis preo­cu­pa­cio­nes, ella sabe todos mis ruegos y ple­ga­rias, confió a ella el cora­zón de cada uno de uste­des mis que­ri­dos amigos.

Ella lo sabe todo y cuando muchas veces estoy sobre­pa­sada, la cual huma­na­mente ya no puedo hacer más, rezo mi rosa­rio y me aban­dono en sus brazos. Mi que­rida Madre del cielo se encarga de todo.

Puntos cora­zón es la escuela para amar aún más a nues­tra que­rida Madre María. Ella nos ha acom­pa­ñado durante este primer año de fun­da­ción en este bello País. “Ella lo ha hecho todo”. Ella me da cada día la gracia para amar a mi comu­ni­dad, ella es la que va delante de noso­tros cuando visi­ta­mos a nues­tros amigos, es a ella que le con­fia­mos todos nues­tros actos, nues­tros pro­yec­tos, nues­tros amigos.

Todos los frutos de este año de misión se lo ofrezco pri­mero a ella, para que mi que­rida Madre la Virgen María puri­fi­que mis pobres obras, las embe­llezca y las pre­sente a Jesu­cristo. María hace que Él acepte nues­tras buenas obras.

“Pro­clama mi alma la gran­deza del Señor,
se alegra mi espí­ritu en Dios mi sal­va­dor,
porque ha mirado la humi­lla­ción de su esclava.

Desde ahora me feli­ci­ta­ran todas las gene­ra­cio­nes,
porque el pode­roso ha hecho obras gran­des por mí”… Lucas 46-55.


Volver