Puntos Corazón Perú
Puntos Corazón Perú
Portada del sitio
La casa de las hermanas

Guayabo (Pachacámac)

Casa María, Refugio de los Pecadores

Ubicación: C.P.R. Guayabo, Distrito de Pachacamac.

Ver en Google Maps

Fundación: 1999 en Lima, 2006 en Guayabo
Comunidad: Hna María Emanuel (Francia), Hna Gabriela (Francia), Hna Mariana (Arg.), Hna Miryam (Brasil) y Hna Haifa (Libano)

Misión y Apos­to­la­dos:

La casa quiere ser la casa de fami­lia del movi­miento Puntos Cora­zón en Perú. Los misio­ne­ros vienen a des­can­sar, la fra­ter­ni­dad Maxi­mi­li­ano Kolbe y los ex-misio­ne­ros perua­nos se encuen­tran allí regu­lar­mente. Los Puntos Cora­zón vienen tam­bién con amigos de sus barrios y orga­ni­zan cam­pa­men­tos memo­ra­bles para los niños.
Algu­nas her­ma­nas acom­pa­ñan a los misio­ne­ros en su misión en los Puntos Cora­zón y tra­ba­jan al ser­vi­cio de la Obra: admi­nis­tra­ción, difu­sión, for­ma­ción de los futu­ros misio­ne­ros perua­nos, etc.

En los pue­blos veci­nos, las her­ma­nas tra­ba­jan en la pas­to­ral con los niños y los jóve­nes, y acom­pa­ñan a todos los que se pre­pa­ran a los sacra­men­tos. Visi­tan tam­bién a sus veci­nos, llevan la comu­nión a los enfer­mos y rezan el rosa­rio en las fami­lias.
Las her­ma­nas tam­bién están pre­sen­tes al lado de los enfer­mos de tubercu­lo­sis del hos­pi­tal Dos de Mayo de Lima, así como en la cape­lla­nía de la uni­ver­si­dad Ricardo Palma con los estu­dian­tes.

Las her­ma­nas desean volver el Rostro de Cristo siem­pre más cer­cano a cada uno, e invi­tar­les a entrar en inti­mi­dad con Él; y tanto así cele­brando los cum­plea­ños, visi­tando a sus amigos, en los miles de encuen­tros coti­dia­nos, como en los reti­ros y reu­nio­nes de cate­que­sis.

La casa está situada volun­ta­ria­mente en una zona tran­quila en la cual es agra­da­ble reti­rarse. Las her­ma­nas aman acoger allí a los que desean tomar un tiempo de silen­cio y buscar a Dios. Orga­ni­zan jor­na­das y reti­ros para los niños, los jóve­nes, para las madres de fami­lia… Cada uno puede tam­bién venir, según su deseo, para com­par­tir la vida de la comu­ni­dad de manera fami­liar o para vivir una expe­rien­cia de sole­dad. A menudo, amigos con pocos medios finan­cie­ros pueden tam­bién apro­ve­char de hos­pi­ta­li­dad.


Hna Gabriela a la chocolatada de Navidad, 2008 Hna Albana y Esteven, Guayabo Formación de los futuros misioneros Hna Petronila y la abuela Victoria, ¡102 años!
Volver
Artículos relacionados