• 16 de diciembre de 2011
es

«La Belleza de la Gente Humilde»

En el vigésimo aniversario de Puntos Corazón Perú, su fundador el padre Thierry de Roucy, ofreció una conferencia titulada «La Belleza de la Gente Humilde».
Javier de Haro, amigo de Puntos Corazón, nos comparte:

«El Dios de las pequeñas cosas»

Tomo prestado el título de un libro de la escritora india Arundhati Roy para hablar sobre la conferencia con la que Padre Thierry de Roucy, fundador de la obra Puntos Corazón, nos deleitó el viernes 18 de noviembre en Lima.

En un lenguaje sencillo, accesible, directo y claro, Padre Thierry fue descubriéndonos cómo en la humildad y la pobreza está el fundamento de nuestra humanidad y la forma de llegar a Dios. Sólo con alma de pobre, en medio de un mundo vacilante e inestable, es posible dar todo, vaciarse de uno mismo, y llenarse de Dios. ¿Cómo seguir una vida perversa que no nos llena en absoluto teniendo sed del verdadero amor? ¿Por qué no optar por reconocer en Él al único capaz de satisfacer nuestra necesidad de infinito?

El video de María, una mujer rusa de vida extremadamente sencilla, nos descubre este Dios que no está necesariamente en los grandes eventos o en las búsquedas complejas, sino en la vida cotidiana, en la naturaleza, en el trabajo o en la aceptación de la realidad que tenemos como parte de nuestra vocación y nuestro destino: el Dios de las pequeñas cosas.

Un recorrido por la sencillez del evangelio reflejado en las mujeres que encuentra Cristo es suficiente para darse cuenta de que Él se maravilla del don revelado por el Padre y recibido por los humildes: la sed de infinito de la samaritana, profunda como el pozo y que demanda respuesta; la cananea, cuya fe como capacidad de acoger a Dios en toda su posibilidad Cristo admira; María Magdalena, que comprendió que nadie la amaba como ese hombre con sólo mirarle, y que cuando lo descubrió no pudo más que llorar y encontrarse vacía de sí misma o la fe y la generosidad de la viuda que da la limosna en el templo, y al hacerlo arriesga todo lo que tiene, pierde todo y sólo le queda la confianza en Aquél a quien le debe todo.

Y como ejemplo máximo de la sencillez de corazón para acoger a Cristo, el Padre Thierry nos propone el ejemplo de su madre con una de las frases más conmovedoras de la conferencia:“Nuestro universo se apoya sobre la humildad y belleza de una mujer escondida en Dios”. Las mujeres participan de la belleza de la Madre, en ellas descubrimos el rostro de María, y a partir de ahí, algo de la bondad de Dios. La belleza de las personas sencillas nos permite acoger el Reino de Dios hoy, en el presente, y nos conduce hacia un nuevo estilo de vida, más real y más humano. A partir de aquí ya no somos pobres humanos abandonados a los acontecimientos, sino que ya podemos descubrir o al menos intuir esa belleza que veremos eternamente.

Javier de Haro


Lindsay, miembro de la fraternidad con hermana Myriam la audiencia Algunos rostros acompañados de los cantos de los misioneros Benjamìn y (...) más rostros... Durante la conferencia Padre Thierry, miembros de la fraternidad y amigos del Punto Corazón de la (...) Javier con algunas invitadas después de la conferencia Padre Thierry con amigas del Punto Corazón de Barrios Altos
Volver