• 29 de enero de 2009
es

La Cruz de la Ensenada

En la Ense­nada tene­mos una gran amiga, la abue­lita Vic­to­ria. Según ella, es gra­cias a sus ora­cio­nes que esta­mos pre­sen­tes en la Ense­nada. Ella es muy devota de la cruz y hace unos ocho años, gra­cias a sus insis­ten­tes pedi­dos, la comu­ni­dad de Puntos Cora­zón de ese enton­ces cons­truyó una cruz, en la punta del cerro. Es así que desde enton­ces, ella hace sus pro­ce­sio­nes sema­na­les a la cruz, ofre­ciendo la vida de cada una de las per­so­nas de la Ense­nada. Esto hasta hace unos cuatro meses porque ahora tiene pro­ble­mas para cami­nar.

JPEG - 19.9 KB
La construcción de la cruz en el 2002

Un día María tuvo una idea loca… ¿y si subi­mos a la cruz para comen­zar el año nuevo?
Es cierto que al prin­ci­pio nos pare­ció muy loco, pero… ¿por qué no? Subir a la cruz, nues­tra cruz, la cruz que cons­truyó Puntos Cora­zón… y ¿por qué no?
Llegó el momento y des­pués de la misa de fin de año, comen­za­mos a subir. Los veci­nos se reían y con­fir­ma­ban que está­ba­mos locos.
Dirk dijo que era mejor ir de frente, que era más rápido. ¡Lo que no dijo es que era más empi­nado! Así que ter­mi­na­mos subiendo en cuatro patas y con el cora­zón en la boca. Pero al fin 11:45 está­ba­mos arriba. La vista espec­ta­cu­lar al lado de la cruz, y el mismo can­san­cio, ayu­da­ron a vivir ese momento en un gran silen­cio, con las casas de nues­tros amigos ahí abajo a nues­tros pies, y los ros­tros de nues­tros fami­lia­res en nues­tros cora­zo­nes. ¡Feliz año nuevo!

Apro­ve­cha­mos para ilu­mi­nar la cruz, que con tanto fervor nos pide siem­pre la abue­lita Vic­to­ria. Ahí nos dimos cuenta, que desde que la habían cons­truido en el 2002, se había malo­grado mucho, y nue­va­mente una idea loca… ¿y si la pin­ta­mos?
Así que pedi­mos cola­bo­ra­ción a la salida de la misa, y des­pués de un gran esfuerzo, yendo por el camino más largo, y a pesar del calor, la pin­ta­mos. Ahora la cruz brilla blanca, sobre el cerro, domi­nando la Ense­nada como signo visi­ble del Amor de Dios por los hom­bres.

JPEG - 19.2 KB
Juan Manuel y Nati pintando la Cruz
Los misioneros de la Ensenada

Volver