• 7 de agosto de 2009
es

Los futuros misioneros peruanos

LilianaLiliana tiene 24 años, es de Santa Anita (Lima) y trabaja haciendo licitaciones para una empre-sa. Partirá de misión en setiembre al Punto Corazón de la Coroa da Lagoa, en Salvador de Bahia, Brasil.
«Quiero salir de misión con Puntos Corazón porque estoy enamorada de Dios, porque la vida es el mejor regalo que él nos ha dado, porque nos enseña a amar en las cosas más pequeñas y más sencillas. Yo quiero aprender más de Él.»

LindsayLindsay tiene 34, es de Iquitos y es profesora de idiomas. Partirá de misión en setiembre al Punto Corazón del Vale das Pedrinhas, en Salvador de Bahia, Brasil.
«Yo quiero ir con Puntos Corazón porque estoy, desde hace tiempo, en una búsqueda de Dios de una forma más concreta. He participado de muchas formas al servicio de los demás, y especialmente de los niños pero el carisma de Puntos Corazón me atrapó. Me fascinó el hecho de tener a Cristo Eucaristía en la casa de los Amigos de los niños ya que Él es el que nos da la fuerza para seguir. Finalmente, me capturó el hecho de tener una presencia tan humilde y sencilla, que es finalmente lo que involucra el ser, sin tanta propaganda ni cosas llamativas, siguiendo el modelo de la Virgen María que para mí es EL modelo de un verdadero cristiano.»

AldoAldo tiene 29, es de Pueblo Libre (Lima) y es ingeniero. Partirá de misión en enero al Punto Corazón de Guayaquil, Ecuador.
«Quiero salir de misión con Puntos Corazón porque siento el llamado de Dios a ir más allá del mero vivir para aprender a Amar y a Vivir.»

MayraMayra tiene 20, es también de Pueblo Libre y es estudiante en danzas folklóricas. Partirá de misión en febrero al Punto Corazón del Vale das Pedrinhas, en Salvador de Bahia, Brasil, donde se encontrará con Lindsay.

IngridIngrid tiene 24, es de Huancayo y es odontóloga. Todavía no tiene destino pero está disponible para salir de misión en mayo.

Lilliana, Lindsay, Aldo, Mayra e Ingrid necesitan ahora padrinos espirituales y económicos para apoyar su misión. En nombre de todos los niños y la gente que van a servir, ¡gracias por su generosidad!


Volver