• 2 de mayo de 2011
es

Marzo - Abril: Meses de Esperanza

Florencia, misionera de Puntos Corazón en la Ensenada, con la abuela Olimpia

¡Cristo Resu­citó, Ale­luya!
A lo largo de esta semana pas­cual resuena en nues­tro inte­rior como en el canto de la Igle­sia el grito ¡Ale­luya!, con la invi­ta­ción a ale­grar­nos, a cele­brar la vida, porque Cristo al resu­ci­tar redime nues­tra vida, nos devuelve la espe­ranza, pone ante noso­tros la pro­mesa de la feli­ci­dad, y de una feli­ci­dad que es eterna.
Cir­cuns­tan­cias difí­ci­les, sufri­miento y miedos nos rodean por doquier: per­so­nas enfer­mas, catás­tro­fes, con­flic­tos tan graves en Medio Oriente, incer­ti­dum­bre ante las elec­cio­nes… Sin embargo la Vida y el Amor tienen la última pala­bra.
Frente al pesi­mismo que la prensa difunde con tanto esmero, alce­mos la mirada y deje­mos que Dios nos con­firme que su vic­to­ria es total. Y qué mejor signo de eso tene­mos en estos días que la bea­ti­fi­ca­ción del Papa Juan Pablo II, la tre­menda ale­gría de ver pro­cla­mada la gran­deza, la san­ti­dad de quien todos hemos cono­cido, san­ti­dad de la que somos tes­ti­gos y here­de­ros.

Hna Eleonor

Volver