• 4 de octubre de 2012
es

Ordenaciones Puntos Corazón - Francia 2012

Lindsay junto a Mauricio, Florencia, Severine y Nathan (ex misioneros en Perú)

A media­dos de este año, en Fran­cia, se orde­na­ron nuevos sacer­do­tes y diá­co­nos de Puntos Cora­zón, además de una nueva her­mana Ser­vi­dora de la Pre­sen­cia de Dios.

Lind­say Nogueira nos com­parte:

Cómo no creer en Dios si me ha dado la vida, los amigos, la fami­lia, cada momento vivido y com­par­tido. Real­mente es difí­cil expre­sar todos los sen­ti­mien­tos vivi­dos durante este tiempo de gracia con nues­tra fami­lia espi­ri­tual.

Al llegar a Vieux-Moulin, la casa madre, fue como trans­por­tarme en un momento mágico. Todo calmo, tran­quilo, ins­pi­raba una paz que invi­taba a que­darse para dis­fru­tar del tiempo allí, de mis her­ma­nos de comu­ni­dad que pude verlos y de los nuevos amigos. No me sentía para nada una extraña, al con­tra­rio, era como si me cono­cie­ran desde hace tiempo.

Al día siguiente debía partir para la región de Toulon, espe­cí­fi­ca­mente a Flas­sans, ciudad que queda al sur de Fran­cia y donde viven las her­ma­nas Ser­vi­do­ras de la Pre­sen­cia de Dios y es la casa de for­ma­ción para las per­ma­nen­tes y con­sa­gra­das. Des­pués de casi 9 horas de viaje- entre tomar trenes y un bus final­mente llegué. Hna María Belén me estaba espe­rando, fue muy bueno encon­trarme con ella, así como con Hna Albana.

A la mañana siguiente, vier­nes, todos esta­ban ya ini­ciando los pre­pa­ra­ti­vos para la toma de hábito de her­mana Aldana, que sería por la noche. La misa empezó a las 6:30 pm y fue cele­brada por Padre Gui­llermo, res­pon­sa­ble de la obra Puntos Cora­zón. Fue una cere­mo­nia simple y bella al mismo tiempo. Esta­ban todos allí reu­ni­dos, sacer­do­tes, her­ma­nas, con­sa­gra­dos, per­ma­nen­tes y amigos. El amor de Dios se hacía pre­sente una vez más. ¡Qué grande es Dios! La belleza que irra­diaba Hna Aldana era sin igual. Ella estaba serena, ¡es­taba feliz! Horas más tarde hubo una recep­ción para cele­brar la ale­gría de su Sí.

La noche del sábado, previa y como pre­pa­ra­ción para las orde­na­cio­nes, el Padre Gui­llermo hizo una charla sobre el Sacer­do­cio y su impor­tan­cia. Remarcó que este es un lla­mado a servir a Dios en toda su mag­ni­tud. Pos­te­rior­mente hubo con­fe­sio­nes. Bello momento tam­bién.

El domingo 24 se cele­bra­ron las orde­na­cio­nes sacer­do­ta­les y dia­co­na­les en la Dió­ce­sis de Toulon donde dos de nues­tros her­ma­nos de Puntos Cora­zón se orde­na­ron sacer­do­tes, ellos son Padre Ale­xan­dre Morard y Padre Denis Car­di­naux. ¡Fue­ron un total de 9 orde­na­cio­nes dia­co­na­les y 13 sacer­do­ta­les! Real­mente esto fue una fiesta. La cere­mo­nia, que fue pre­si­dida por Mon­se­ñor Domi­ni­que Rey, obispo de Fréjus-Toulon, duró más de 3 horas pero esto ni se sintió. Fue impre­sio­nante ver tal can­ti­dad de sacer­do­tes juntos, todos ellos en comu­nión con Cristo y noso­tros. La ale­gría vivida ahí es indes­crip­ti­ble. Luego de la cere­mo­nia hubo la ben­di­ción de los nuevos Padres a los feli­gre­ses. Que her­moso era ver una fila tan larga para reci­bir la ben­di­ción. ¡Qué gracia era reci­bir la ben­di­ción de los dos! Gracia que llegó a uste­des tam­bién.

Uno de los momen­tos más espe­ra­dos para mí fue la pri­mera Misa de los nuevos sacer­do­tes. Yo fui a la del Padre Ale­xan­der, en la cual había mucha gente y fue magis­tral. Estaba la fami­lia de él, que vino de Suiza. Lo lindo fue que tra­je­ron una banda, que toca­ron en un momento de la cere­mo­nia. Y yo su humilde ser­vi­dora me inte­gré al “coro de las pro­fe­sio­na­les” Diri­gida por Hna Clara. Les ase­guro que hice mi mayor esfuerzo. Yo estaba feliz de vivir este momento y pedir por uste­des.

Pida­mos por los sacer­do­tes, las voca­cio­nes sacer­do­ta­les y reli­gio­sas. Pida­mos por nues­tra fami­lia Puntos Cora­zón para seguir viviendo la com­pa­sión y con­so­la­ción cada día y poda­mos ser esa pre­sen­cia en Cristo.

Lindsay Nogueira

Frat. Maxi­mi­li­ano Kolbe


Volver