• 16 de diciembre de 2011
es

Primera misa en la Capilla de las Servidoras de la Presencia de Dios

Padre Thierry celebrando la primera misa en la Capilla de las hermanas

Las Servidoras de la Presencia de Dios celebraron, junto a su fundador y amigos, la primera misa en su nueva capilla.

Hna. María nos comenta:

Este domingo 20 de noviem­bre fue un domingo en fami­lia, para inau­gu­rar la nueva capi­lla de nues­tra casa María Refu­gio de los peca­do­res en Gua­yabo. Nume­ro­sos fueron los amigos que vinie­ron de Lima, de Barrios Altos, de la Ense­nada (en donde el día ante­rior se cele­bró 20 años de pre­sen­cia Puntos Cora­zón Perú) ¡Es que uno nunca se cansa de estar con los amigos! Las son­ri­sas se podían ver en cada cara, tes­ti­gos de una ale­gría pro­funda, de que esta casa y esta capi­lla son para cada uno un lugar donde encon­trarse en fami­lia, un lugar donde des­can­sar el cora­zón y el alma, en el cora­zón de los demás y en el cora­zón de Dios.

Como lo notó Padre Thie­rry en su homi­lía, es como Rey del Uni­verso que el Señor Jesús entró en este templo para que­darse en medio de noso­tros, ya que el día era el último domingo del tiempo ordi­na­rio donde se cele­bra Jesús, Rey del Uni­verso. Eso nos recuerda que los ver­da­de­ros tem­plos de Dios somos noso­tros, y que Jesús quiere reinar como Rey en noso­tros. Tam­bién tene­mos que cons­truir el templo que somos, esco­giendo la pro­fun­di­dad de las cimien­tes – super­fi­cia­les o al con­tra­rio cavando hasta encon­trar la roca que es Cristo– , el espe­sor de las pare­des y el número de las ven­ta­nas, o sea, un edi­fi­cio sólido y a la vez abierto hacia toda la rea­li­dad, o más bien ence­rrado y sepa­rado del resto del mundo… tantas opcio­nes con­cre­tas que sig­ni­fi­can una acti­tud frente a todo lo que vivi­mos, frente a Dios.

Luego vino el momento de escu­char a Padre Thie­rry con­tando la aven­tura de la fun­da­ción de Puntos cora­zón. Para muchos era la opor­tu­ni­dad de hacer por pri­mera vez el nexo entre lo que vivían este día, o habían vivido por meses o años en la amis­tad con los amigos de los niños o las her­ma­nas, y el lla­mado, la ini­cia­tiva de Dios en una vida par­ti­cu­lar; de reco­no­cer como una semi­lla sem­brada por el Espí­ritu Santo en un cora­zón, a través de la res­puesta de una per­sona, podía llegar hasta cada uno como un río que une muchas vidas muy dis­tin­tas y en toda parte del mundo… mis­te­rio de la acción de Dios en el secreto de los cora­zo­nes, pero bien visi­ble y con­creta.

Des­pués de tantas cosas bellas sola­mente que­daba por colmar el hambre físico, lo que hizo muy bien una pacha­manca típica y pica­ro­nes deli­cio­sos hechos por una amiga nues­tra. El día se con­cluyó por las vís­pe­ras. Ojalá el día tan her­moso deje hue­llas en los cora­zo­nes y el anhelo de volver a encon­trar esta paz y esta ale­gría en com­pa­ñía de amigos que­ri­dos.

Hna. María

Pachamanca Pachamanca un poco de folklore Picarones a cargo de la mammá de Reynaldo (miembro de la fraternidad) amigos y misioneros del Punto Corazón de la Ensenada misioneros del Punto Corazón de Ecuador Ex misioneros peruanos junto a Padre Thierry y hna. Eleonor
Volver