• 12 de noviembre de 2010
es

Puntos Corazón rumbo a la JMJ- Madrid 2011

Jehoshua, Arturo, Séverine y Giancarlos en la venta de panchos

El Papa Bene­dicto XVI ha pro­puesto a los jóve­nes del mundo, par­ti­ci­par en la Jor­nada Mun­dial de la Juven­tud en Agosto 2011 en Madrid. El Punto Cora­zón de la Ense­nada y un grupo de jóve­nes ya se están pre­pa­rando para hacerse pre­sen­tes. Arturo nos com­parte:

Conozco a los misio­ne­ros de Puntos Cora­zón desde seis años pero hace dos años, la amis­tad se pro­fun­dizó con Juan Manuel, un misio­nero argen­tino quien se ganó mi con­fianza con su manera tan alegre de ser, su carisma y su sin­ce­ri­dad. A través de Juan Ma conocí a sus her­ma­nas y her­ma­nos de comu­ni­dad. Creo que me fal­ta­rían las pala­bras para defi­nir lo mucho que sig­ni­fica la pre­sen­cia de los misio­ne­ros y de las her­ma­nas en mi camino de bús­queda de Dios en mi cora­zón.

Fruto de esta amis­tad es un pro­yecto suge­rido por Gian­car­los un amigo del barrio y tam­bién del Punto Cora­zón. El mismo con­siste en par­ti­ci­par en la Jor­nada Mun­dial de la Juven­tud en Agosto del 2011, en Madrid. Este pro­yecto es más que un simple deseo es algo que se pre­sentó en este camino de bús­queda de res­pues­tas a mis inquie­tu­des reli­gio­sas y a los cons­tan­tes lla­ma­dos del cora­zón, a gene­rar un cambio en mi vida.
Es por eso que acepté la invi­ta­ción de Gian­car­los para par­ti­ci­par junto a siete amigos más y a los misio­ne­ros de Puntos Cora­zón de La Ense­nada. Nos orga­ni­za­mos rea­li­zando dife­ren­tes acti­vi­da­des para recau­dar fondos, como venta de pan­chos, cam­peo­nato de fútbol, bingo, etc.

Tam­bién par­ti­ci­pa­mos en las escue­las de comu­ni­dad, misas, noches de ado­ra­ción con Puntos Cora­zón, que son parte de nues­tra pre­pa­ra­ción espi­ri­tual en nues­tro camino para la JMJ MADRID 2011. Esta­mos enca­mi­na­dos, pero lo recau­dado hasta el momento no es sufi­ciente, es por esto que soli­ci­ta­mos su apoyo eco­nó­mico volun­ta­rio, así sea mínimo, para noso­tros es una gran ayuda, es, como dijo la Madre Teresa «…tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le fal­tara esa gota.»

Arturo

Volver