• 7 de agosto de 2009
es

Sesión de Formación, julio de 2009

Compartir entre ex-misioneros (Ana-María y Janet) y los futuros

Apro­ve­chando los feria­dos de Fies­tas Patrias, hemos vivido del 25 al 29 de julio un tiempo de for­ma­ción inten­siva para quie­nes se pre­pa­ran a salir de misión con Puntos Cora­zón en los pró­xi­mos meses. Más que pura teoría, que­ría­mos ofre­cer a Lind­say, Liliana, Ingrid, Mayra y Aldo poder des­cu­brir desde dentro el cora­zón y el espí­ritu de fami­lia que hemos reci­bido en Puntos Cora­zón junto con el carisma de com­pa­sión. Para ello gran parte de los que ya vivie­ron esta misión en muy varia­dos países acu­die­ron tam­bién a la casa de las Her­ma­nas para tes­ti­mo­niar de su expe­rien­cia, dar peque­ñas ense­ñan­zas, ayudar en la cocina… O sim­ple­mente para estar.
Con­forme pasa­ban los días aumen­ta­ban la ale­gría y las per­so­nas pre­sen­tes… hasta ser lo sufi­cien­te­mente nume­ro­sos para orga­ni­zar una pequeña noche fes­tiva el 28 cele­brando el “or­gu­llo de ser peruano” a la vez que el gozo del lla­mado a la misión.
Pero más que todo nos con­mo­vie­ron las con­fi­den­cias de nues­tros futu­ros misio­ne­ros al expli­car su deci­sión de dejarlo todo por un año. Es a Cristo a quien quie­ren seguir por medio de una sen­ci­lla entrega a los que más sufren y a los niños. Como lo dije­ron, se van más para apren­der que para ense­ñar, más para reci­bir que para dar. Aunque, lo vimos, tienen cora­zo­nes muy gran­des para derra­mar amor y con­suelo…

Hna Eleonor

Volver