• 13 de noviembre de 2012
es

Testimonio de Lesly en Argentina, Octubre 2012

Procesión por las calles del Punto Corazón

Desde Argentina, Lesly, pos­tu­lante de las Per­ma­nen­tes de Puntos Cora­zón, nos comparte su misión en el Punto Corazón Beato Carlos de Fou­cauld:

En mi carta anterior les contaba que hicimos un vía crucis por nuestro barrio con las personas que no podían ir a las celebraciones en la parroquia porque estaban mal o porque no frecuentan la parroquia, pero que en este último tiempo, nos habían pedido de rezar por ellos. La idea era hacer que vivan también, este tiempo de recogimiento en que recordamos la muerte y pasión de nuestro Señor. Así que salimos a la casa de nuestros amigos con el crucifijo y una velita; en el camino se acopló a nosotros Ezequiel (un niño de 7 años, hijito de Johana nuestra vecina), comenzamos el Vía Crucis en casa de: Elvirita, que después de la partida de Alfonso, comenzó a tener más problemas de salud, sobre todo empeoró su alzhéimer, cuando llegamos a rezar ella nos habló llorando de Alfonso que lo extrañaba, la tratamos de alegrar y rezamos, al final hasta rezó inclusive una oración que le enseñó su mamá; en el camino pensamos en Teresa (Mamá de Ezequiel, un niño que fue al campamento), ella y su esposo son sordo mudos y casi no sale, así que llegamos sólo a consultar y preparó todo con emoción, en nuestras visitas nos comunicamos con gestos, mates y muchas sonrisas, aún cuando la hemos visto triste y no quiere hablar, sabe que estamos ahí; Carmencita de la tienda, la vimos fuera de su casa con el mismo carácter de siempre media enojada por la bulla y con sus dolores de para caminar, está en plenos trámites para su carnet de discapacidad, ella con mucha alegría nos dejó entrar a su casa a rezar, ella llama “Ma” a las chicas del Punto, María (mamá de los mellizos Carlos y Jorge, el último fue al campamento), ella se está separando de su esposo que bebe mucho y que ella no tolera más, unos días antes nos contó que fue su hija de 15 años, quien le pidió que se separe, desde ahí busca pequeños trabajos para ayudarse económicamente. Aquí nos envió Carmen porque dijo que últimamente en esa casa se peleaban mucho, cuando les propusimos rezar María acepto y llamó a todos para que vinieran a rezar, luego fuimos a casa de Cáceres (Viudo de Raquel), ahora que no está su esposa, asumió bien fuerte su papel de papá con Luly que tiene 13 años, la cuida y está atento a sus cosas de chica, una vez que cruzaba por ahí me llamó y me dijo que Luly no había ido a estudiar porque estaba mal, que si podía pasar a verla, yo que estaba con una amiga que venía por primera vez, entramos a verla y a conversar un poco, es ahí que me di cuenta de su preocupación y dedicación, hasta de no invadir su espacio, que estaba en la calle, hizo entrar a su sala, a todos sus amigos con los que estaba tomando, para que rezáramos con ellos también; luego pasamos por casa de Silvia y Cacho, ella nos había pedido de rezar por su hijo Maxi que se está metiendo mucho más en las drogas y ya no le quiere hacer caso, nos confió que ella sentía que se le iba de las manos y no sabía qué hacer. Luego a Casa de Sarita (mamá de un chico Jhony), cuando llegamos estaba enojada porque Jhony llegaba recién desde la noche anterior, estaba con la mano hinchada por su presión, ella sufre mucho por la actitud de su hijo con ella y sobre todo por sus problemas de adicción, es lo que más le preocupa.

«Es necesario Alguien del exterior que obre desde el interior… un “acontecimiento- presencia”, un “acontecimiento-persona”, un “acontecimiento-eternidad”... Dios escondido que surge en la noche de los hombres para conducirlos hasta la aurora de la resurrección. Un Dios que conoce a cada uno por su nombre, que toma cada una de sus heridas, que carga en Él el peso de los sufrimientos íntimos y los libera en su Pascua, en su sí total y definitivo a Dios.» (P. Thierry)

Lesly

Volver