• 9 de febrero de 2010
es

Testimonio de Lindsay en Brasil

Lindsay

Lindsay llegó a Brasil el 21 de noviembre. Nos manda noticias después de dos meses en su nuevo barrio, el «Vale das Pedrinhas»:

El “Vale”, es un barrio con mucho sufrimiento. Hay sufrimiento desde el más pequeño hasta el mayor, muchos de los niños no son más niños. A veces tengo la impresión de que no los conozco todavía. Digo esto, porque un día estamos bien, hay una buena relación de amistad, de diálogo, de juego. Pero al otro día, su comportamiento es totalmente diferente: no me saludan, no quieren hablar conmigo y mucho menos quieren jugar. Esto me produce tal dolor, que me hace pensar que la perseverancia en la Fe y en la oración, es la mejor medicina para esto. Realmente es difícil y duro sentir esto y me hace afirmar una vez más, que con mis propias fuerzas no conseguiré nada. [...]

Una de las frases que siempre escuchamos es, “vuelvan siempre”... Esa frase que retumba en nuestros oídos y nuestros corazones diciéndonos: “tengo sed”, esa sed de amor, de atención, de paz y alegría que muchos de estos niños no tienen. Muchas veces, hemos encontrado rostros tristes y abatidos durante nuestras visitas a nuestros amigos, rostros que cambian sorprendentemente después del rezo del Santo Rosario. Son rostros de esperanza y alegría por el momento compartido con ellos, y siempre el tiempo es poco en cada una de ellas. Nuestros amigos nos piden más, siempre más tiempo con ellos.

Lindsay

Volver