• 1ro de diciembre de 2010
es

Testimonio de Mayra en Brasil, Noviembre2010

Con los niños en las afueras del Punto Corazón, Brasil

A ocho meses de misión en el Punto Cora­zón de la Coroa da Logoa en Brasil, Mayra nos com­parte:

Durante este tiempo de misión he lle­gado a com­pren­der cla­ra­mente que la vida es her­mosa, que hasta en las situa­cio­nes mas vio­len­tas está Dios pre­sente, y algu­nas veces nos usa como sim­ples con­tem­pla­do­res y con­so­la­do­res.
Estaba en casa y toca­ron la puerta muy fuerte, era Mar­lene, una amiga que sufre una enfer­me­dad mental. Llegó a casa muy tran­quila, con ganas de con­ver­sar; para mí era extraño tenerla en casa porque nor­mal­mente no sale sola (pues su marido la sigue a todos lados o la deja ence­rrada en su casa y siem­pre la mal­trata); habla­mos todo el día, fue super lindo. Luego dejó de ir , hasta que un día llegó toda sucia y con seña­les de golpes. Lo pri­mero que hizo fue mirarme a los ojos y pedirme ayuda deses­pe­ra­da­mente, pues José la seguía para pegarle. Mien­tras yo tenía a Mar­lene aden­tro, Yesse (mi her­mana de Comu­ni­dad) tenía que sopor­tar las ton­te­rias que José le decia afuera, luego Mar­lene salió y él se la llevó a la fuerza y noso­tras nos que­da­mos como expec­ta­do­ras de esa escena horri­ble. Desde ese día, Dios me mues­tra que en cada acto está más pre­sente, Él está en esos gritos y tam­bién está en el momento mara­vi­lloso que me per­mite poder ver a uno de los hijos de Mar­lene corriendo con­tento y salu­da­ble. Se puede pensar que es una locura, para mi es ¡Amor!.

«El amor sabe sacar provecho de todo, del bien y del mal que hay en mí, y transformar todas las cosas en amor» (San Juan de la Cruz)

Mayra

Volver