• 22 de junio de 2012
es

Votos Perpetuos de Hermana Albana

Hna. Albana y Hna. María Belén

En mayo, Hna Albana, Servidora de la Presencia de Dios realizó sus votos perpetuos en la Iglesia de Pig­nans - Francia. Ella nos comparte su experiencia

Que­ri­dos amigos,

El 28 de mayo, lunes de Pen­te­cos­tés, el Espí­ritu Santo sopló fuerte en el sur de Fran­cia. Sopló tanto que el día ante­rior estuvo gra­ni­zando (algo impro­ba­ble a este momento del año) ¡Con gra­ni­zos tan gran­des que pare­cían nieve! ¿Sería que Dios quiso cubrir la tierra de nieve como lo había hecho por Santa Tere­sita por sus votos per­pe­tuos? De hecho el lunes de Pen­te­cos­tés le dije « sí » a Dios para toda la vida.

« Jesús fijó su mirada en él, le tomó cariño. » (Mc 10, 21) decía el Evan­ge­lio de este día y repe­tía yo en la cédula de mi com­pro­miso. « Dios fijó su mirada en mí, y me tomó cariño, me amó. » ¡Que puede ser más her­moso, más con­mo­ve­dor que esta mirada de pre­di­lec­ción de Dios! Este 28 de mayo, no hice otra cosa que res­pon­der a esta mirada mis­te­riosa y mise­ri­cor­diosa.

Al empe­zar la misa, Padre Gui­llermo recordó a la asam­blea la comu­nión de los santos. Todos los amigos pre­sen­tes en este acon­te­ci­miento no se podían ver con los ojos: además de la comu­ni­dad y la fami­lia pre­sen­tes, esta­ban mis amigos del cielo y mis amigos que me con­du­je­ron hasta este « sí». Los amigos perua­nos fueron los pri­me­ros nom­bra­dos, tes­ti­gos de mis pri­me­ros pasos en esta fami­lia Puntos Cora­zón y tes­ti­gos de cuatro años de mi vida misio­nera en Gua­yabo y en la Ense­nada. Uste­des esta­ban aquí, a mi lado, en mi cora­zón, al momento de poner mis manos en las manos de Hna. María Belén para entre­gar mi vida.

Les doy gra­cias a todos uste­des que se unie­ron a mi con­sa­gra­ción por la ora­ción y por su amis­tad y sigo con­fián­dome a su ora­ción para que pueda ser fiel hasta el final a este amor incon­men­su­ra­ble de Dios.

Hna. Albana


Hnas y novicias danzando Rafael (ex misionero en Perú), Fabio y familia
Volver